dimecres, d’abril 18, 2007

El presidente de Ecuador impone límites al pago de la deuda externa

El gobierno ecuatoriano se abstendrá de pagar la deuda externa que considere ilegítima y reducirá sustancialmente su pago anual, anunció ayer el presidente Rafael Correa al lanzar un plan económico hasta el año 2011.

Sólo para 2007 el gobierno de Correa -que se inició el 15 de enero- redujo de 38% a 28% (hasta 2.738 millones de dólares) el pago de la deuda externa, de 10.215 millones de dólares (25% del PIB) a diciembre último.

Correa dijo que el nuevo presupuesto estará orientado a la inversión social, que pasará del 22 al 38,4% hasta el 2011. La inversión productiva aumentará del 6,4 al 11%, mientras el pago de la deuda se reducirá gradualmente del 38 al 11,8%, en el mismo período. Y dijo que empezará por dejar de cancelar deuda que considere ilegítima para "liberar recursos que vayan a las áreas productivas".

El gobierno prevé que durante 2007 la economía crezca 3,5%, la inflación se ubique en 2,9% y el desempleo llegue a 9,9%, considerando un escenario "pasivo". Sin embargo, en un escenario "activo", se prevé que el aumento del PIB sea de 4,4%, mientras que la inflación ascendería a 3,5% y el desempleo se reduciría a 8,9%.

"Renegociaremos la deuda pública anulando la deuda ilegítima, como lo han aplicado países como Estados Unidos", anticipó. Y dio como ejemplo un pasivo de 14 millones de dólares con el Banco Mundial que -según él- contrajeron "asesores al servicio del organismo".

El anuncio de Correa se produce en medio de la crisis política por la paralización del Congreso desde comienzos de marzo, cuando fueron destituidos por el Tribunal Supremo Electoral 57 diputados opositores por "bloquear" el llamado a un plebiscito -que se realizará el 15 de abril- para reformar la Constitución.

Desde entonces, el Parlamento no ha sesionado, pese a que al menos 20 suplentes fueron autorizados a reemplazar a los destituidos. Recursos de amparo y una demorada decisión final del Tribunal Constitucional -que deberá decidir la legalidad o no de la destitución- tienen al Congreso paralizado.

Los industriales estiman que Correa apunta a convertir "el Estado en empresario con una clara influencia de la política estatista del presidente Venezolano, Hugo Chávez", dijo el ex presidente del sector Mauricio Pinto. "El presidente busca la concentración de poderes para controlar sectores estratégicos. El país tendría un enorme retroceso en la política mundial de apertura de merca dos", agregó.

Anticipándose a sus críticos, Correa explicó que si bien "reposicionará al Estado como planificador, regulador y promotor de la economía" no dejará en sus manos el control de la producción. "Aquí nadie es estatista ni queremos ser comunistas como la oposición dice", afirmó el presidente.

El gobierno promoverá leyes antimonopolio y "regulará sin estatizar" la economía, anunció Correa. Y fijó como prioridades de su gobierno "la producción nacional y el empleo", indicando que no seguirá las recetas liberales que a su juicio sumieron al país en un desastre. "Bolivia y Ecuador son los únicos países que no tienen ley antimonopolio. Por ejemplo los bancos pactan tasas de interés, cuando en otros países está prohibido. Aquí el cemento es 50% más caro que en Europa por prácticas oligopólicas y eso tiene que acabar", enfatizó.

Hace unas semanas, Correa anunció que impondrá medidas para que los bancos bajen las tasas de interés, que llegan al 18% en dólares, mientras los depósitos se toman al 4% con una inflación anual del mismo porcentaje.

Entre los proyectos a los que apostará el Estado hasta 2011 se encuentran el sector eléctrico con 2.134 millones de dólares y el petrolero con 2.797 millones.

0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada

Subscriure's a Comentaris del missatge [Atom]

<< Pàgina d'inici