dimecres, de desembre 13, 2006

Pinochet desaparece, la deuda chilena permanece

Comunicado de Prensa

Comité Por la Anulación de la Deuda del Tercer Mundo (CADTM)

En el momento en que Augusto Pinochet desaparece, el CADTM lamenta que el dictador responsable de crímenes contra la humanidad y de corrupción nunca fuera obligado a rendir cuentas de los asesinatos que se cometieron bajo su dictadura. La impunidad de la cual gozó hasta su muerte, al igual que el dictador indonesio Suharto, pone de manifiesto las graves disfunciones de la manera de aplicar el derecho internacional. El CADTM se ve obligado a recordar que el régimen de Pinochet sólo pudo instalarse en 1973 y perdurar durante 17 años de sufrimiento para el pueblo chileno gracias a un escandaloso apoyo internacional.

En ese escenario, el Banco Mundial fue uno de los actores principales al servicio de la política exterior del gobierno estadounidense. Chile, durante los años 70, se convirtió en un laboratorio de los economistas de la escuela de Chicago, donde pudieron experimentar las políticas ultraliberales que lograrían extender a la mayor parte del planeta por medio del mecanismo de la deuda. El CADTM recuerda que el gobierno progresista y democráticamente elegido de Salvador Allende (1970-1973) no recibió ningún préstamo del Banco Mundial, pero los fondos comenzaron a llegar tan pronto como el golpe de Estado instalara a Pinochet en el poder. Ningún dirigente del Banco Mundial o del Fondo Monetario Internacional (FMI) podía ignorar el carácter profundamente criminal de ese régimen.

Ya en 1976, un alto responsable del Banco Mundial, Mahbub ul Haq, había redactado un informe titulado Los errores del Banco mundial en Chile, en el que intentaba, infructuosamente, convencer a la dirección del Banco de que debía suspender los préstamos al régimen de Pinochet, al que acusaba de «instaurar una sociedad económicamente elitista e inestable», y cuya política «ha agravado las desigualdades de distribución de los ingresos en el país». Los programas impuestos por los Estados Unidos, el Banco Mundial y el FMI, tanto en Chile como en otros lugares, provocaron sufrimientos humanos indecibles, propagaron miseria y corrupción, apoyaron a regimenes autoritarios y criminales que reprimían fuertemente a su pueblo. Hoy en día, esos pueblos siguen reembolsando una deuda claramente inmoral y odiosa. Para el CADTM, la lógica que condujo a Pinochet a tomar el poder sigue vigente.

Mientras la deuda se mantenga, mientras siga engordando y succionando las riquezas producidas por las poblaciones del Sur, la lucha debe continuar hasta desenmascarar a todos los responsable y obligar a todos los que mantienen esa lógica (Banco Mundial, FMI, etc.) a rendir cuentas. El CADTM llama a todos los países del Sur a iniciar otra lógica económica, respetuosa de la humanidad y el ambiente, opuesta al modelo neoliberal impuesto a la fuerza por medio de la deuda, cuya abolición inmediata es necesario reivindicar.

international@cadtm.org
www.cadtm.org
345, Avenue de l'Observatoire
4000 LIEGE
Belgique


1 comentaris:

Anonymous Anònim ha dit...

Muy bien.

4:29 a. m.  

Publica un comentari a l'entrada

Subscriure's a Comentaris del missatge [Atom]

<< Pàgina d'inici