dijous, d’abril 19, 2007

Argentina y Uruguay buscan en Madrid una solución al conflicto de las papeleras

La reunión de hoy tiene lugar a puerta cerrada en en el palacete de la Quinta de El Pardo, a las afueras de la capital

EFE - EL PAÍS - Madrid - 19/04/2007

Delegaciones de alto nivel de Argentina y Uruguay abrieron ayer en Madrid las primeras conversaciones directas tras un año de gran tensión, en un intento auspiciado por el rey Juan Carlos de buscar una solución a la crisis de las papeleras.

La primera reunión tuvo lugar a última hora de la tarde con el ministro español de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, como anfitrión.

El jefe de la diplomacia española valoró como "un paso importante" esta primera ronda de conversaciones que ayer comenzó en Madrid, pero también advirtió que "es muy prematuro y arriesgado" pensar que de esta cita pueden salir "decisiones definitivas". Por ello, dijo que no hay que esperar "grandes noticias", aunque destacó que la reunión es "el primer paso para luego, en el futuro, poder negociar" acuerdos concretos.

Tras el primer contacto de ayer, las dos delegaciones comenzarán hoy las conversaciones a puerta cerrada en el palacete de la Quinta de El Pardo, a las afueras de Madrid.

La delegación argentina está integrada por el jefe del gabinete de ministros, Alberto Fernández, el canciller, Jorge Taiana, la secretaria de Medio Ambiente, Romina Picolotti, y el gobernador electo de la provincia de Entre Ríos, Sergio Urribarri.

La representación uruguaya la forman el canciller Reinaldo Gargano, el secretario general de la Presidencia de la República, Gonzalo Fernández, y el secretario general del Ministerio de Relaciones Exteriores, José Luis Cancela.

Fuentes diplomáticas españolas dijeron que las reuniones de Madrid no serán estrictamente unas negociaciones porque ambas partes consideran que no se dan las condiciones para una negociación.

Argentina pide una suspensión de las obras de la planta papelera que la compañía finlandesa Botnia construye en la localidad uruguaya de Fray Bentos, frente a las costas de la argentina Gualeguay-chú, sobre el río Uruguay.

Montevideo, por su parte, no acepta una negociación en firme mientras manifestantes argentinos sigan cortando los puentes internacionales que unen ambos países y rechaza la posibilidad de ubicar la planta, construida ya en un 90%, en otra zona.

El conflicto data del año 2003, cuando el proyecto para la construcción de dos fábricas de celulosa en Uruguay derivó en el peor conflicto con Argentina en los últimos años. La española Ence desistió de sus planes iniciales y aceptó reubicar su fábrica en otra zona de Uruguay, pero la finlandesa Botnia los mantiene.

0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada

Subscriure's a Comentaris del missatge [Atom]

<< Pàgina d'inici