dijous, de febrer 01, 2007

Argentina cancela el crédito español para sostener el corralito

Las compañeras de DIÁLOGO 2000 nos envían esta noticia publicada hoy en el Diario CLARÍN. Según parece el gobierno argentino cancelará la deuda que Rodrigo Rato le prestó a De La Rua en el 2001 y que éste utilizó para sostener el Blindaje. Es de conocimiento de todos que con ese dinero se financió la fuga de capitales y las bicicletas de los financistas locales.

Junto con DIÁLOGO 2000 nos preguntamos ¿para cuándo un proyecto político que anteponga la satisfacción de las necesidades populares por delante de las demandas de los acreedores externos que lleva a consolidar aun más la miseria?

¡Sí a la Vida No al Pago!

Noticia publicada en Clarin
31.01.2007 | Clarin.com | El País

NEGOCIACION FINANCIERA CON ALTO CONTENIDO POLITICO
Acordaron cancelar toda la deuda con España: US$ 982,5 millones

Lo firman hoy Miceli y un enviado de Rodríguez Zapatero. Son fondos que Madrid envió para el "blindaje" de 2001, en uno de los momentos más críticos del país. Se paga en 6 años y a una tasa de 6,8%.

David Vegara Figueras es el secretario de Estado del ministerio de Economía español y preside también el Comité de Servicios Financieros de la Unión Europea. Pero es en calidad de funcionario español que vino a Buenos Aires, donde esta tarde firmará un acuerdo con Felisa Miceli. Se trata de la cancelación de US$ 982,5 millones de dólares que Argentina le debe a España desde el 2001, cuando Fernando de la Rúa implementó el promocionado "blindaje" en un año crítico de la economía.

El acuerdo establece que el gobierno argentino le pagará en seis años esta deuda a España, con un interés establecido en tasa Libor más el 1,40%, lo que en números finales da un interés del 6,8% ya que la tasa Libor cerró ayer en torno al 5,4%.

Los intereses no son bajos, pero el hecho de que el gobierno español haya aceptado esta propuesta sin exigir una cancelación total en un solo pago, revela el buen momento que atraviesan las relaciones entre los gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero y Néstor Kirchner.

"Las relaciones con España no podría ser mejores, ellos son la puerta de entrada a la Unión Europea y además se ofrecieron para mediar en el conflicto por las papeleras con Uruguay", remarcaron en la Casa Rosada.

En haras de la relación con el gobierno de Rodríguez Zapatero fue que Miceli comenzó a hablar con su par español, Pedro Solbes, para diseñar un plan de pagos que dejara satisfechas a ambas partes. Acordaron entonces que la Argentina terminará de saldar esta deuda en el 2012.

Lo que se pagará son los 800 millones de dólares que Fernando de la Rúa utilizó de un préstamo que el gobierno español le ofreció a la Argentina en el 2001, cuando la economía ya estaba en plena crisis. Aunque España puso a disposición 1.000 millones de dólares, el gobierno argentino utilizó sólo 800 millones de dólares. Sin embargo, hoy ese monto asciende a 982,5 millones de dólares por los intereses impagos y porque esta deuda entró —como el resto de las obligaciones públicas— en default en el 2001.

Para que Felisa Miceli y David Vegara Figueiras firmen esta tarde el acuerdo que establece cómo se cancelará esta deuda, fue preciso pedirle autorización a los gobiernos de Alemania y Japón. Ocurre que esos dos países forman parte del Club de París, un organismo al que aún se le adeudan 6.500 millones de dólares.

Los principales acreedores de la Argentina dentro del Club de París son precisamente Alemania, Japón y España, que entre los tres poseen el 70% de los fondos que ese organismo le prestó a la Argentina.

"Hizo falta que Alemania y Japón dieran el visto bueno para que se pudiera firmar con España este acuerdo", admitieron en el Gobierno. Y remarcaron que la propuesta oficial para renegociar la deuda con el Club de París ya fue enviada, aunque no prevén que esto tenga una definición a corto plazo porque hay todavía unas cuantas cuestiones en las que ponerse de acuerdo.

Al parecer, la principal diferencia entre lo que quiere el Gobierno y lo que pretenden los miembros del Club de París radica en que la Argentina busca reestructurar la deuda vencida y la que está por vencer, mientras que el Club de París sólo acepta que se renegocie la deuda que venció.

Otro de los puntos claves en esta negociación es el rol del FMI: Argentina dejó en claro que no firmará ningún acuerdo con el Fondo para renegociar con el Club de París y eso habría sido aceptado. Sin embargo, de acuerdo a fuentes españolas, Rodrigo Rato, el jefe del FMI, ya estaría al tanto de todo y daría su visto bueno aunque esa aprobación no interese al gobierno de Kirchner.

0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada

Subscriure's a Comentaris del missatge [Atom]

<< Pàgina d'inici