dimarts, de setembre 30, 2008

Argentina plantea nueva reestructuración de su deuda externa

Argentina puso en marcha el lunes otra operación en gran escala con acreedores para reestructurar parte de su deuda pública de casi 150.000 millones de dólares y volver a captar fondos frescos en los mercados, informó una fuente del Gobierno.

La presidenta Cristina Kirchner firmó un acta-acuerdo con representantes de los bancos Barclay's, Citibank y Deutsche Bank que dio inicio a la operación, durante una reunión en la Casa Rosada (gobierno), dijo el jefe de Gabiente, Sergio Massa, en rueda de prensa."Se firmó un acta acuerdo que tiene como objetivo central poner en marcha por parte de Argentina el análisis de las propuestas que realizaron los bancos, y por parte de los bancos y la secretaría de Finanzas (poner a funcionar) los equipos de trabajo para llevar adelante una operación de esta envergadura", señaló Massa, que participó del encuentro, precisó AFP.

La operación incluye dos propuestas presentadas al gobierno por los bancos: una para regularizar la situación con los tenedores de bonos que rechazaron ingresar al canje de 2005, y la otra para cambiar bonos emitidos en 2001 con importantes vencimientos a corto plazo por títulos con mayor liquidez, señaló Massa. "El objetivo es mejorar el perfil de deuda de Argentina con incorporación de dinero fresco. Es una propuesta más que interesante, sobre todo en el contexto internacional que estamos viviendo", señaló en relación a la crisis de los mercados globales.

Sobre la oferta para la reapertura del canje, Massa afirmó que "la quita va a ser mayor que la que se realizó a los que aceptaron entrar al canje de 2005", aunque no precisó el porcentaje a aplicarse, que en aquella operación osciló en recortes de 45% a 75% entre la reducción de capital e intereses. El endeudamiento representa 56% del PIB de Argentina, y el programa de fuertes vencimientos que debe afrontar en 2009 y 2010 persuadió a Kirchner de reabrir el canje de la deuda en mora, refinanciar préstamos y emitir nuevos títulos, según analistas.

Cifras estratégicas como el monto final de la quita, la cantidad de bonos que entrarán en el canje y el volumen de los nuevos préstamos aún no se conocen, pero entidades privadas revelaron este lunes guarismos preliminares. "El monto involucrado en el canje alcanza a los 30.000 millones de dólares, de los cuales 21.000 millones corresponden a capital y el resto a intereses vencidos", dijo el Instituto de Estudios sobre la Realidad en Argentina y Latinoamerica (Ieral).

Argentina declaró la mayor moratoria de la deuda contemporánea en 2001, al derrumbarse el modelo de endeudamiento y privatizaciones sin control de los años 90, pero en 2005 logró una adhesión de 76,15% de bonistas para normalizar pagos por 81.800 millones de dólares.

Argentina debe afrontar vencimientos el año próximo y en 2010 por una suma global de unos 40.000 millones de dólares, según el ministerio de Economía. Bancos, inversionistas y fondos de alto riesgo de países desarrollados que captaron deuda argentina en los años 90 habían presionado en los últimos años al país para que reabriera el canje a los bonistas rebeldes. Kirchner formuló el anuncio de la reapertura poco después de informar que Buenos Aires cancelará este año su deuda de unos 6.700 millones de dólares con el Club de París, de poderosos países prestamistas.

Sobre el cronograma de la operación, Massa señaló que el próximo jueves y viernes se reunirán los equipos de trabajo de la secretaría de Finanzas de Argentina y los de los bancos "para darle forma a lo que requieren los organismos reguladores". "A partir de ahí, va a poder tomar estado público y será difundida a través de Internet", dijo sin agregar más detalles sobre la propuesta de normalización de parte de la deuda. Luego el gobierno enviará al Congreso un proyecto de ley que avale la reapertura del canje, ya que está impedido legalmente, por ahora, de avanzar con esa operación a raíz de una ley que prohibió expresamente reabrirlo, iniciativa que deberá ser reformada.

"En el mejor de los casos, el superávit primario (3% del PIB) alcanza para cubrir un 50% de los vencimientos de 20.000 millones de dólares/año (2009-2010), dejando pendientes de financiamiento un monto cercano a los 10.000 millones de dólares para cada año", analizó el Ieral. La propuesta de los bancos al gobierno "cumple con algunos requisitos para aliviar vencimientos", evaluó el instituto.

Los analistas de mercado coincidieron en que el canje será de nuevo rechazado por los llamados 'fondos buitres' (fondos especulativos) que demandaron al país en tribunales de Estados Unidos.

Fuente: El Universal (Caracas, Venezuela)

0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada

Subscriure's a Comentaris del missatge [Atom]

<< Pàgina d'inici