dilluns, de febrer 09, 2009

Cuba y Argentina suman un tercio de la deuda exterior con España

Madrid, 7 feb (EFE).- Cuba y Argentina concentran un tercio de la deuda que países extranjeros tienen contraída con España, al sumar entre ambos 2.888,4 millones de euros de un total de 8.367,7 millones.

La deuda de Cuba con España asciende a 1.815,7 millones de euros, lo que representa el 21,7 por ciento del total, y la de Argentina, a 1.072,6 millones, un 12,8 por ciento, según datos del Gobierno a 1 de septiembre de 2008.

Por detrás de estos dos países, se sitúan China, con 680 millones de euros (8,1 por ciento del total); Egipto, con 472,9 millones (5,7) e Indonesia, con 342,8 millones (4,1).

Les siguen Costa de Marfil, con 305 millones (3,6); Turquía, con 292,6 millones (3,5); Argelia, con 284,3 millones (3,4); México, con 267,3 millones (3,2), y Marruecos, con 245,2 millones (2,9).

La lista de principales deudores la componen 75 países, aparte de otros de menor cuantía, según se recoge en una respuesta escrita del Gobierno dirigida al senador del PP Eugenio Gonzálvez, a la que ha tenido acceso EFE.

La deuda externa es uno de los asuntos de índole económico que se abordará durante la visita de Estado que la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, hará a España los próximos lunes y martes, la primera desde que llegó al poder en octubre de 2007.

El grueso del débito tiene su origen en un crédito que España concedió a Argentina en marzo de 2001 para ayudar a superar la delicada situación financiera que padecía entonces, que derivó en el llamado "corralito" que afectó a miles de sus ciudadanos.

El anterior presidente argentino, Néstor Kirchner, esposo de su sucesora, y el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, alcanzaron un compromiso en noviembre de 2006 para saldar la deuda, cifrada entonces en unos 750 millones de euros.

El acuerdo, firmado en enero de 2007, establecía un plazo de seis años -hasta 2011- para completar el pago.

Argentina también debe a España otros 300 millones de euros del total de 4.650 millones (6.706 millones de dólares) que le prestó el Club de París, el grupo informal de diecinueve países acreedores -entre ellos, España- cuyo objetivo es encontrar soluciones coordinadas y sostenibles para el pago de la deuda oficial de las naciones pobres.

Cristina Fernández anunció el pasado mes de septiembre su disposición pagar la totalidad del préstamos concedido para afrontar la crisis económica de 2001.

En el caso de Cuba, el débito se arrastra desde hace más de una década, en su mayoría, derivado de operaciones comerciales, y en menor medida, por Fondos de Ayuda al Desarrollo (FAD).

Esta deuda fue objeto de debate en la visita que el canciller cubano, Felipe Pérez Roque, hizo a Madrid el pasado mes de octubre, cuando acordó con el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, una renegociación con el fin favorecer el proceso de reformas y las inversiones en la isla.

El Gobierno cubano comenzó a mostrar interés en pagarlo después del viaje que Moratinos hizo a La Habana en abril de 2007, que abrió una nueva etapa en la relación bilateral.

En el marco de su política de cooperación, España ha condonado obligaciones a 41 países por valor de 3.389 millones de euros desde 1996 a 2008.

El más beneficiado ha sido Nicaragua, con 684,5 millones de euros, seguido de Guatemala (452,7); Irak (409,3); Honduras (320); Madagascar (225,1); República Democrática del Congo (210,1); Senegal (169,7) y Marruecos (132,4).

0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada

Subscriure's a Comentaris del missatge [Atom]

<< Pàgina d'inici