dimarts, de febrer 24, 2009

La deuda externa de la banca

En pleno boom de la construcción, y en un país como España, donde apenas existe cultura de ahorro, a los bancos no les quedó más remedio que acudir al exterior para poder seguir financiando la vorágine en que nos habíamos metido. Esa deuda es la que ahora se está pagando. Son 65.000 millones anuales que tienen que abonarse. Esta es la verdadera razón por la que el sector financiero español apenas puede hacer frente a la petición de crédito privado. No es un problema de liquidez. Es algo mucho mas serio.

Los analistas recuerdan que la financiación externa a los bancos españoles se negoció con plazos de amortización relativamente cortos, de cinco a diez años, mientras que éstos, a su vez, revertían el dinero a promotores y consumidores en forma de hipotecas con plazos de amortización de hasta 30 o 40 años en un momento en el que la dureza de la competencia por las guerras hipotecarias entre entidades les obligó a dar todo tipo de facilidades. Lisa y llanamente, los bancos se quedaron con el marrón. Cogieron dinero que tienen que devolver en un plazo mucho menor al que lo han dejado.

Los expertos estiman que, en este tipo de operaciones, se desembolsó aproximadamente el 1,5% del Producto Interior Bruto por lo que, con amortizaciones entre cinco y diez años, el desembolso de principal e intereses de mercado, suponen un total de 65.000 millones de año comprometidos. Ni siquiera los 30.000 millones, ampliables a 50.000 millones que el Gobierno ha puesto a disposición de las entidades financieras para la "compra de activos de alta calidad" que ya nadie se corta en llamar "ayudas directas a los bancos" son suficientes para hacer frente a semejante deuda. Aún así, los bancos siguen maquillando los balances contables y ofreciendo dividendos "porque si decimos claramente que estamos en situación de pérdidas se nos echan encima", señala un directivo de uno de los grandes bancos, que pide guardar el anonimato.

Secreto a voces

Pero aunque la sociedad no esté al corriente de lo que está pasando, el Banco de España lo sabe. Y sus inspectores aún más. De ahí que en la lista de posibles "intervenciones" figuren una gran cantidad de cajas de ahorro y en torno a cinco o seis grandes bancos, según ha podido saber Diariocritico de fuentes próximas al Instituto Emisor.

La alternativa para solucionar el problema de las cajas de ahorro pasa por las fusiones y concentraciones. Sobre todo por que "las grandes" se hagan cargo de las pequeñas. De ahí que Miguel Ángel Fernández Ordóñez se haya puesto en contacto con las autoridades autonómicas que tienen algo que decir en las cajas mas solventes: las vascas, concretamente la "Kutxa ", la madrileña Caja Madrid, la Andaluza Unicaja y la catalana La Caixa. Ellas son las encargadas de resolver el problema de las entidades más problemáticas. Aún así, de aquí a junio el Instituto Emisor es consciente de que va a tener que utilizar el Fondo de Garantía de Depósitos para "rescatar" a alguna caja y, sobre todo algún banco mediano que va a tener serios problemas de solvencia.

De ahí que haya sido el propio Solbes, el vicepresidente económico del Gobierno, el encargado de empezar a explicar a la sociedad que no va a haber "banco malo" que se haga cargo de los activos contaminados, porque ese "banco malo" ya existe en España en forma de Fondo de Garantía de Depósitos. En este organismo se preparan para trabajar a tope en los próximos meses. Por sus ventanillas van a pasar muchas entidades con problemas, y alguna de ellas de cierta importancia.

Esa es la clave para entender las restricciones de crédito a familias y empresas. Lo peor de todo es que no hay buena noticia. La mala, aquí contada, se va a mantener durante un tiempo todavía. Y de esta es difícil salir. Y ni siquiera se sabe cuando se verá el final del túnel.

Diariocrítico de la economía (19/02/2009)

1 comentaris:

Blogger Rafael del Barco Carreras ha dit...

I.CATALUÑA Y SUS BANCOS VS. CATALUÑA Y SUS CAJAS
Rafael del Barco Carreras


Fusiones. 2009. Dicen, Caixa de Cataluña con Caixa de Tarragona y de Girona, “propiedad” de las diputaciones. Hay dudas, pues la de Cataluña la maneja el PSC, la de Girona ha cambiado ahora de CIU a PSC, y la de Tarragona sigue en manos de CIU. Y con “propietarios varios”, instituciones cívicas y político-locales: Caixa de Sabadell, Tarrasa, Manresa, Penedés, Manlleu, Layetana. Las primeras parece que serán Caixa de Sabadell, Tarrasa y Manlleu. Unio de Caixas Catalanes. Nadie quiere perder el chollo, el dinero llega, del BCE o del Estado, manteniéndose sillones, prebendas, y el podrido entramado de sus empresas o aventuras financieras harto discutibles. Aun hay promociones inmobiliarias inviables e inútiles donde unas grúas y pocos obreros escenifican una farsa que puede durar hasta el juicio final, y las “certificaciones de obras” se abonan en las caixas. La única fórmula de obligarles a “unirse” y acabar con el despilfarro de sueldos, dietas e “inversiones”, es cortarles el grifo… o la velada y directa amenaza. Tras el pataleo, la fusión. Se reserva la gran CAIXA, el gran banco benéfico-social, el engrudo, la sombra. Todo va mal, menos la CAIXA. ¿Nos lo hemos de creer como un dogma de fe?

Me recuerdan, al igual con el agua al cuello, al Banco Condal, Atlántico, Bankunión, Banca Catalana, el Banco Industrial de Cataluña, Banco Industrial del Mediterráneo, Banco Industrial de los Pirineos, Banco de Madrid, Banco Catalán de Desarrollo, Banco de Gerona, Banca Más Sardá, Banco de Huesca, Banco de Europa, Banco Garriga Nogués, Banca Jover… etc. etc. Sobreviviendo tras varias fusiones el Banco de Sabadell. Los demás acabarían entre las varias absorciones o pasando por el Fondo de Garantía de Depósitos. Con ser más en número el total de sus fiascos no alcanza el de CAIXA DE CATALUÑA.

La gran crisis del petróleo del 73, el fin de la autarquía, la incipiente globalización, y la muerte de Franco, acabaron con la expansión española de los 60-70, y si quiebran las empresas, “industriales”, y también “inmobiliarias”, financiadas con créditos a 90 días, que se renovaban hasta el infinito, quiebran los bancos. El sistema siempre es el mismo, “papelitos” que se abonan en cuenta. Bancos muertos bajo los escombros de las fábricas, cuyos terrenos servirían para el gran bluf inmobiliario que se ha engullido a las CAIXAS por la avaricia, falta de escrúpulos o “delincuencia” de sus directivos. Aprendieron de aquellos banqueros, y en varios casos, ellos, o sus descendientes y “empresas”, siguen vinculados a las caixas. Experiencia les sobra para salirse más ricos, y como entonces endosarle al Sistema sus “muertos”.

Las fusiones moverán sillones, y se destapará más porquería de la que ya corre en los mentideros, pero aun con escasas pruebas… que por el momento nadie se atreve a llevar a los inútiles juzgados. O prescriben, al igual que las denuncias de la Oposición en el Pleno del Ayuntamiento sobre el FORUM 2004.

Seguiré, y espero intercambiar las historietas de entonces con actuales. Ahora la Prensa puede callarse o contar fábulas, sujeta a créditos y arrastrando quiebras, con sus ERES, como el de LA VANGUARDIA (con Godó consejero de la CAIXA) o el pozo sin fondo de EL PERIÓDICO, también con la CAIXA, pero ya no solo hablan y escriben sus redactores al dictado de cajeros, banqueros y los poderosos de turno, ahora está INTERNET… y la VERDAD… aunque sobre Narcís Serra, será difícil, pero si tan solo hace dos o tres años se le hacía posible Presidente de la CAIXA, ahora se pretende retirarle. ¡Cuidado con él! ¡Lo sabe todo!... y si no, se lo inventa, lo retuerce, y monta una querella, ¡sé de qué hablo!.

Ver en www.lagrancorrupcion.com toda la denuncia del abogado Carlos Obregón del año 91, y que a pesar de la orden del Supremo de admitirse, acabó archivada. O en www.lagrancorrupcion.blogspot.com la parte correspondiente a la mecánica con que algunos bancos catalanes “exportaban” capitales. Continuará…

9:21 a. m.  

Publica un comentari a l'entrada

Subscriure's a Comentaris del missatge [Atom]

<< Pàgina d'inici